Escribir

La aventura de escribir

Testimonio de 14 escritores cristianos. Ediciones Puma del Centro de Investigaciones y Publicaciones, y Media Associat es International (MAI), editores. Lima - Perú, Marzo de 2003. Reseña escrita por Lizzie Sotola-Letra Viva (www.LetraViva.com); 25/10/05.

"Los buenos escritores son buenos comunicadores porque entablan una relación con los lectores... es imposible llegar a ser verdaderos escritores si no tenemos nada para decir... A veces voy a las librerías y me fijo sobre qué temas no hay material suficiente, dirigidos a los asuntos o para el público que a mi me interesan. Cuando identifico la necesidad, empieza a nacer el propósito. Este define el aporte que quiero hacer al lector" lo dice Lucas Leys en las páginas de este libro que suena a compendio de escritores, pero es un libro que compendia vidas.

El deseo de perpetuarse a través de las letras puede resultar apasionante y enigmático, ninguna historia es igual a otra de la misma manera ningún escritor lo es igual a otro o a sí mismo una vez transcurrido el nacimiento de una obra. La aventura de escribir es la aventura de vivir dejando huellas en un mundo que necesita documentar su historia. Por eso en este libro se encuentran historias documentadas con amor, pasión y devoción a las letras como lo dice Patricia Vergara "una pasión interior me llevaba a garabatear hojas en blanco con pensamientos e imágenes que de pronto atrapaban mi mente." O el reconocimiento de Justo L. Gonzáles, "... el Señor me estaba mostrando, aún desde mi infancia, un modo diferente de escribir" ese que tanto el escritor como el lector denomina el modo que "transforma vidas."

Los modelos
Samuel Escobar reflexiona "... aprendemos de otros las palabras hilvanadas en el discurso. Las recibimos de nuestra familia, barrio, escuela, iglesia. Cuando aprendemos a leer, los autores se convierten en maestros distantes en el tiempo y el espacio, y pueden tener profunda influencia en nuestra manera de manejar el idioma." Mojones que marcan el camino de quien decide poner en papel su corazón porque un escrito conmovió su alma, como le pasó a Luis D. Salem. Él cuenta que cuando niño, en la escuela dominical, le daban una publicación que llegaba desde Nueva York y de la que recuerda que "en las primeras páginas, el periódico contenía admirables selecciones de anécdotas, fábulas y aforismos que yo leía con mucha atención y deleite. Incluso memoricé algunas pese a los años que han pasado, todavía las recuerdo y me gozo recitándolas a mis nietos..." Quizás algún nieto de Salem algún día recuerde este relato o la historia que lo motiva para contarle a otro que escribir no es una ficción, sino una realidad.

Para quienes amamos el mundo de la literatura el recorrido histórico, emocional y práctico que La Aventura de Escribir hace, nos abre otras puertas a la imaginación, la inspiración y el aventurarse a continuar escribiendo. Y de manera muy especial alienta a quienes hacen sus primeros palotes en esta ciencia del alma.

Quizás no tengamos un padre como Elsie Romanenghi de Powell que dijo "escriba un verso" cuando ella era una niña ni tengamos una familia de escritores como Arnoldo Canclini, pero hay un fervor que quema en nuestro interior y que, sin duda, generará elementos que cambien vida. Como Esly Carvalho repite recurrentemente citando a Ian Darke, "los libros son nuestros pequeños misioneros enviados al mundo." La Aventura de Escribir es un misionero enviado por 14 escritores que se dejaron usar por Dios.

Escriba a mai@littworld.org u ordene en línea.