Articulo

Como presentar una propuesta de libro a un editor
Ian Darke

Con frecuencia los autores quejan que las editoriales rechazan los manuscritos sin leerlos. Es verdad, porque muchas veces las editoriales reciben tantos materiales, que en su experiencia no sirve. Es mucho peor si el autor ni se haya tomado el tiempo para presentar su obra - o su proyecto - en una manera sintética y sencilla, que facilite la posibilidad de que un editor la considere. Después de tanto trabajo para escribir, ¿no vale la pena dedicar unas pocas horas a presentarla bien?

Nunca se debe enviar el manuscrito. Igual, nunca enviar información sin investigar bien, por ejemplo descubrir por lo menos:

a) quien es el encargado de recibir propuestas editoriales,
b) cual es el enfoque de la editorial

La comunicación con la editorial debe comunicar información clave sobre:

  • el autor
  • la obra
  • el público al que va dirigida


1. Carta de presentación

Recibimos promoción impresa en todos lados - en los semáforos, en la calle, en el correo, en la casa.... Son anuncios de un nuevo negocio, gente que ofrece reparación de cocinas, servicio de jardinería. Personalmente, 'reciclo' muchos de estos papeles. ¿Qué te hace guardar algunos, o prestar atención, y botar otros?

La primera etapa de contacto con una editorial debe ser una carta de presentación. A continuación las recomendaciones de Perkins. La carta debe:

  • ser corta - máximo una página
  • crear una clara y sencilla primera impresión
  • escribirse con una tipografía legible, sin adornos ni colores! (no vas a impresionar un editor)
  • no intentar ser original ni graciosos (a no ser que esté ofreciendo un libro de humor)
  • no olvidar agregar sus datos completos: nombre, dirección, teléfono, e-mail

[si es de no-ficción, deben ofrecer más información sobre el autor ya que sus antecedentes son más importantes]

En la carta, se debe resumir el libro ¡en una frase larga! "Si un escritor es incapaz de describir su novela en una frase, probablemente a ese libro le falta bastante trabajo" (Peter Rubin)

La carta debe incluir:

  • Destinatario con nombre y apellido correcto
  • Una breve presentación del autor (datos significativos como escritor, no su historia personal)
  • Un párrafo de descripción del tema o argumento, incluyendo el enfoque denominacional.
  • El público al que el libro está dirigido ("para todo público" no existe)
  • Alguna estimación sobre 'el mercado' ("hay 5000 estudiantes de hebreo en el país")
  • Información determinante para la promoción del libro ("escribo diariamente en el periódico X", "soy pastor de una iglesia con 10,000 miembros")
  • Su nombre, dirección, teléfono y dirección electrónico.

 

Puede esperar unas semanas, o enviar la carta a varias editoriales a la vez, pero aclare que está haciendo un envío múltiple en ese caso.

Si una editorial muestra interés, debe tener listo fase dos.

2. La propuesta editorial

Información más completa, que incluye:

  • Autor y título del libro
  • Una sinopsis argumental del libro que ya ha escrito o quiere escribir (2 o 3 páginas). Debe mostrar que su obra respeta la línea de la editorial. Ser franco.
  • El índice (contenido), especialmente en caso de libro de no-ficción
  • Una muestra de escritura: uno o dos capítulos, no más de 15 páginas en total.
  • Información relevante sobre usted y su obra anterior (conviene agregar un ejemplar) Si usted no es conocido es posible que la editorial pida cartas de referencia, de líderes reconocidos.
  • Libros comparables. Muestre que ya conoce lo que se haya publicado y contenga algo similar. Explique por qué su obra es diferente (una página).
  • Información 'de mercado' (una página). ¿Quiénes serán los compradores del libro?
  • Información útil para la promoción (uno o dos párrafos): sus contactos en los medios, alumnos, vínculos.
  • Prensa: notas de prensa, críticas o entrevistas. Agregue cuatro o cinco. Una crítica moderada de un gran diario vale mucho más que un gran elogio de un medio menor.

Dos recomendaciones finales:

  • No mienta ni exagera. Si lo sospechan, nadie tomará en serio su propuesta, aunque sea excelente.
  • Seleccionar muy bien la editorial. (Cae muy mal si envía un libro infantil a una editorial académica)